domingo, 17 de febrero de 2013

Tristura.

Vida,
dime:
¿Qué es lo que te pasa?
¿Por qué meces tu tristeza entre árboles
susurrándole al viento
que sólo somos un puñado de letras?
Vida,
dime:
¿Por qué lloras?
¿A caso Nostalgia puede con tus ojitos tristes
llenos de historias que hablan
de mariposas muertas?
Vida,
dime:
¿Ésto es una despedida?
¿Qué será de ti sin mí?
(Lo mismo)
Pero, cielo
dime:
¿Qué será de mí si no te tengo
los días de invierno
con sabor a Diciembre?
Vida,
dime:
¿Crees que Febrero se merece
que terminemos nuestra relación
así?
¿Entre gritos?
¿Reproches?
¿Mentiras?
¿Crees que el corazón se merece
tanto dolor y ésta gran ausencia
de cortisona?
¿No será mejor seguir firmes
echando un pulso al valor
hasta contar diez?
Vida,
dime:
¿Qué decides?
¿Te quedas a mi lado sufriendo
o
continúo a solas sintiendo
como se escapa todo de las manos?
Vamos, Débil
susurra:
¿Quieres pudrirte conmigo? 
¿Quieres convertir pétalos de rosas rojas
en cenizas desgastadas negras?
Venga Pequeña, no tengo todo el tiempo,
dispara:
¿Le confesarás a París que me escondía
en la piel de Tragedia
los lunes complicados?
¿Le escupirás a Poesía que estuve enamorada
de la mismísima Muerte
vestida de letras tristes?
Yo prometo no volver a engañarte,
de verdad, Vida.
Pero en cambio,
promete que no volverás a dolerme.
(Aunque sea sólo durante un tiempo) 

1 comentario: