martes, 20 de noviembre de 2012

Nudos de la garganta y otros dramas.


Poco importa la hora que marque el reloj.
Todo es indiferente en esta habitación.
Incluso esa chica que se refleja tímida en el espejo.
Todo.
Se han esfumado los sentimientos.
Se ha suicidado el amor.

Sólo resuena el silencio.

-

La gama de grises gime tras la ventana llena de nostalgia.
Una ciudad descansa mientras otras personas mueren por insomnio.
La chica de las ojeras camina nerviosa por la habitación. Mira de vez en cuando el asfixiante tic-tac en la esfera y ante cualquier crujido gira la mirada en busca de paz, tranquilidad… algo.
El sol nace en una tenue esquina y desdibujándose permite a las nubes mostrar sus texturas.
La chica de los dramas comienza a llorar sin apenas respirar. Da patadas. Golpea con sus pequeños puños la pared.
Pero… no obtiene respuesta.

-

Pasan las horas y un cuerpo formado por huesos de cartón yace inmóvil en el suelo.
Nadie acude en su ayuda.
Ninguna persona lo reclama.
No hay labios que la echen de menos.

-

El jefe de comisaría con aspecto lúgubre suspira agotado. El fuerte olor a deshumanización se filtra en sus pulmones y reprime una arcada saliendo de la habitación.
El cuarto permanece a oscuras. En el centro observamos a un grupo de forenses realizando pruebas, reprimiendo tristeza.
Uno del grupo, quitándose la mascarilla, se aproxima a su superior.
En su rostro saboreamos el impacto de la noticia el sobrecogimiento de su corazón.
Se apoya en la puerta del pasillo temblando, aún así disimula.
-¿Todo bien?
Le pregunta su jefe dubitativo.

El forense asiente sin recordar que puede usar palabras para expresarse.
El impacto es tal que decide no moverse del sitio.
-¿Por qué murió?
Inquiere su superior.

Revive la escena en su mente afectada por los dramas. Y ahí está ella.
Dieciséis años de edad. Morena. Ojos verdes.
Toda una belleza.
Pero… muerta.

-¿Qué has dicho? Disculpa.
Traza una mueca tratando sonreír.

-¿Por qué murió?
-Se asfixió con las palabras que nunca dijo.


[...] 

No hay comentarios:

Publicar un comentario