miércoles, 13 de junio de 2012

Un pequeño adelanto.

'¿Donde está Nora?' Retumba en mi cabeza. 
Miro agobiado de un lado a otro y nada, sólo encuentro oscuridad, asfalto y esta lluvia que cala mis huesos.
Me levanto cuidadosamente y noto un amargo dolor en las costillas. Están rotas, genial. 
Desorientado camino por Madrid como un zombie preso de la necesidad de alimentarse, es el miedo el que me mueve, la intranquilidad de no poder verla. 
La noche se desenvuelve tímida entre el frío. Apenas hay coches '¿Qué hora será?' Susurro. 
Y no obtengo respuesta. 
Los recuerdos vienen espontáneamente: Aquella calle oscura, Nora, sus gritos, mi pánico... 
'¡Hijos de puta!' Grito. 
Empiezo a correr en busca del rincón donde la vi por última vez. Siento como se van desgarrando mis huesos, como la angustia se funde en mi garganta. 
'Nora, tranquila, llegaré' susurro 'Aguanta' gimoteo. 
A los diez minutos de patalear en la calle luchando por no desmayarme, lo consigo, ahí estábamos hace unas horas. 
Oscuridad, silencio. 
'¿Dónde está?' 
Mis nike's se manchan de tristeza al seguir avanzando y por fin la veo
Reprimo un grito ahogado. 
___
Hace demasiadas lágrimas que perdí la noción del tiempo. 
Creo que me estoy muriendo, o eso quiero. 
Noto un fuerte dolor en el vientre y las piernas me siguen temblando. 
Soy incapaz de moverme, tampoco tengo fuerzas. 
'¿Dónde está Erik?' invade mi mente. 
No va a venir a por mí, lo sé. 
La lluvia ha conseguido que todo el cuerpo tirite y siento como se han formado las anginas en mi garganta. 
No tiene sentido llorar, no tiene sentido quejarse. Pero aún así lo hago. 
A pesar de todo esto soy consciente: este es mi fin. 
Intento evadirme de mi ruina, del dolor. 
Escucho unas pisadas cerca y abro los ojos ligeramente. Una silueta se dibuja en la noche. 
Me vuelve a comer el miedo. '¿Han vuelto?' '¡No, por favor!' grita mi cuerpo. 
Escucho su voz tranquilizadora y sonrío. Ha venido. Le tengo a mi lado.
___
Con el miedo como acompañante me pongo de rodillas a su lado. 
El pulso está tan acelerado como mis latidos. Examino su cuerpo con cuidado y la incorporo abrazándola. 
Empiezo a llorar preso de la impotencia. 'Es mi culpa, joder, mi culpa' escupo. 
Me abraza débilmente pidiéndome ir a casa. Haciendo un gran esfuerzo me incorporo con ella entre mis brazos. 
Nora no para de temblar y, aunque lo disimule, también deja sus lágrimas caer. 
En ese mismo momento siento que nunca volverá a ser la misma. 
Nada volverá a ser como antes.  
___


Bueno pequeños, aquí me tenéis otra vez más, buscando nuevas emociones con puñados de palabras. Este es un pequeño adelanto de una historia que tengo entre manos. No sé si está bien escrito o no,si engancha lo suficiente o si os va a gustar. Es lo que quería escribir, con eso me conformo. Gracias por todo. 

2 comentarios:

  1. Guau!! está muy bien la historia, engancha desde el principio y me gusta mucho como lo has escrito!
    Sigue así :)
    Espero que continues escribiendo que seguro que me paso pronto y que me avises de tus novedades en mi blog.

    Un besito guapa!!
    http://missescaliforniandream.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasar Amanda, lo valoro mucho! :)
      Seguiré escribiéndola en otro blog que estoy preparando, ya te contaré bien que últimamente no paso nada por aquí.

      Un besote muy grande y mil gracias!

      Eliminar