sábado, 2 de junio de 2012

Mis sábanas te esperan.

Entre las vías del tren dibujo tu nombre. ¿Por qué no estamos juntos? 
Y solo encuentro un silencio que me recuerda que tu ausencia es visible.
352 latidos nos separan. 
Deja que el tic-tac los recorra.
Harta de esperar pierdo mis pensamientos entre el paisaje que se muestra tras el cristal. 
Madrid, déjame tus alas, quiero verle ya
Y nada cambia, y todo pasa. Y tú y yo seguimos separados. 
Esto duele pero...¿Por qué he de rendirme? 
Lo que más queremos más nos cuesta, ¿verdad? 
Asegúrame que voy a poder estar en tus labios.
Dame fuerzas para seguir hacia delante ya que las mías las perdí entre tanto suspiro. 

Mis ojeras, cansadas de escuchar historias sobre ti, piden que me rinda. 
Pero no, no voy a dejar todo esto atrás, no puedo.

Y a mi me importa poco lo que puedan pensar.
Que me llamen loca por querer estar contigo el resto de mi tiempo. 
Yo solo tengo hueco para ti. Yo solo quiero quiero que tú me hagas feliz. 
Pequeño, aunque no salgamos en los libros de texto tú y yo estamos haciendo historia. ¿Recuerdas? 
Ven, te presento mi sonrisa de 'voy a comerte poco a poco'.
Mis sábanas te esperan. 


[Fotografía de... http://www.flickr.com/photos/mariaerreape ]

No hay comentarios:

Publicar un comentario