domingo, 3 de junio de 2012

Domingos con sabor amargo.

'Este es mi desorden. Compártelo o lárgate.' 

Pisadas en la lluvia. Mi mirada triste descubriendo como poco a poco te vas. 

'¿Qué importa?' me digo.
Pero nadie engaña al nudo de la garganta. 



Vivo a 40º fuera y a bajo cero por dentro.
Con más crisis interior de la que hay en el resto del mundo.

'¿Qué importa?' susurro.
Pero nadie engaña a las ojeras. 



Los latidos se pierden entre los ritmos desacompasados del corazón con cada recuerdo que me abraza. 
'¿Qué importa?' grito.
Pero nadie engaña a la nostalgia de mis ojos. 



Estas ganas de cumplir metas me comen lentamente. Y yo, sigo jugando con la impotencia, sin saber cómo cojones hacer que algo funcione. 
'¿Qué importa?' inquiero.
Pero nadie engaña al temblor de mis piernas. 



Este domingo sabe a 'Contigo todo sería más fácil' mezclado con un poco de 'Ni yo misma entiendo todo lo que siento.'



No hay comentarios:

Publicar un comentario