domingo, 17 de junio de 2012

Buenos días pequeño.

¿Por qué me quieres?
Me cuesta creer que una persona como él quiera pasar sus días con alguien como yo.
Alguien que un día se despierta con una sonrisa y que a las horas la pierde con facilidad, alguien más inestable que una montaña rusa. Alguien que es masoquista en cuanto a los sentimientos y que a la mínima se encapricha. Alguien que es incapaz de mirarte durante más de tres segundos a los ojos por vergüenza, por miedo, por complejos. Alguien tan impaciente. Alguien que se queda dormida el 90% de las noches sin haberse despedido de ti antes. Alguien que es incapaz de ponerse a estudiar ni aún teniendo el examen más importante de su vida. Alguien que no se conforma con lo típico, que tiene que buscarle un sentido a todo. Alguien que no es normal, que choca con el resto. Alguien como yo


¿Qué es lo que buscas en mí si toda la perfección te la has quedado tú? 
Con esa sonrisa tan bonita, esa manera de tratarme, esas respuestas que me dejan sin palabras, esas ganas de luchar por lo nuestro, esa facilidad de hacerme feliz, esas ganas de quererme, esa forma de ser tan buena persona...


¿Sabes?
Hoy es domingo y pasaría toda la tarde tumbada en tu pecho, abrazada a los latidos de tu sonrisa. He soñado contigo siete horas y ahora tengo el sabor de tus labios en mi saliva. 
¿Ves mi mirada? Te está buscando entre las sábanas. 
¿Qué hacemos en camas distintas cariño?
Y el reloj me contesta con un simple tic-tac. 
Tiempo al tiempo. 


¿Qué tipo de aditivo tienes? 
Cada día enganchas mas y mas. 
Me siento como una yonkie dependiente de su mayor droga, de su última dosis. Y esta sed de ti solo se calma escuchando tu voz, viendo tus labios.
No exagero si digo que mi sonrisa depende un noventa y nueve por ciento de la tuya. 
¿Tabaco? ¿Alcohol? ¿Drogas? 
Yo tengo algo mas fuerte, algo que me evade del mundo en cuestión de segundos...
...Te tengo a ti



miércoles, 13 de junio de 2012

Un pequeño adelanto.

'¿Donde está Nora?' Retumba en mi cabeza. 
Miro agobiado de un lado a otro y nada, sólo encuentro oscuridad, asfalto y esta lluvia que cala mis huesos.
Me levanto cuidadosamente y noto un amargo dolor en las costillas. Están rotas, genial. 
Desorientado camino por Madrid como un zombie preso de la necesidad de alimentarse, es el miedo el que me mueve, la intranquilidad de no poder verla. 
La noche se desenvuelve tímida entre el frío. Apenas hay coches '¿Qué hora será?' Susurro. 
Y no obtengo respuesta. 
Los recuerdos vienen espontáneamente: Aquella calle oscura, Nora, sus gritos, mi pánico... 
'¡Hijos de puta!' Grito. 
Empiezo a correr en busca del rincón donde la vi por última vez. Siento como se van desgarrando mis huesos, como la angustia se funde en mi garganta. 
'Nora, tranquila, llegaré' susurro 'Aguanta' gimoteo. 
A los diez minutos de patalear en la calle luchando por no desmayarme, lo consigo, ahí estábamos hace unas horas. 
Oscuridad, silencio. 
'¿Dónde está?' 
Mis nike's se manchan de tristeza al seguir avanzando y por fin la veo
Reprimo un grito ahogado. 
___
Hace demasiadas lágrimas que perdí la noción del tiempo. 
Creo que me estoy muriendo, o eso quiero. 
Noto un fuerte dolor en el vientre y las piernas me siguen temblando. 
Soy incapaz de moverme, tampoco tengo fuerzas. 
'¿Dónde está Erik?' invade mi mente. 
No va a venir a por mí, lo sé. 
La lluvia ha conseguido que todo el cuerpo tirite y siento como se han formado las anginas en mi garganta. 
No tiene sentido llorar, no tiene sentido quejarse. Pero aún así lo hago. 
A pesar de todo esto soy consciente: este es mi fin. 
Intento evadirme de mi ruina, del dolor. 
Escucho unas pisadas cerca y abro los ojos ligeramente. Una silueta se dibuja en la noche. 
Me vuelve a comer el miedo. '¿Han vuelto?' '¡No, por favor!' grita mi cuerpo. 
Escucho su voz tranquilizadora y sonrío. Ha venido. Le tengo a mi lado.
___
Con el miedo como acompañante me pongo de rodillas a su lado. 
El pulso está tan acelerado como mis latidos. Examino su cuerpo con cuidado y la incorporo abrazándola. 
Empiezo a llorar preso de la impotencia. 'Es mi culpa, joder, mi culpa' escupo. 
Me abraza débilmente pidiéndome ir a casa. Haciendo un gran esfuerzo me incorporo con ella entre mis brazos. 
Nora no para de temblar y, aunque lo disimule, también deja sus lágrimas caer. 
En ese mismo momento siento que nunca volverá a ser la misma. 
Nada volverá a ser como antes.  
___


Bueno pequeños, aquí me tenéis otra vez más, buscando nuevas emociones con puñados de palabras. Este es un pequeño adelanto de una historia que tengo entre manos. No sé si está bien escrito o no,si engancha lo suficiente o si os va a gustar. Es lo que quería escribir, con eso me conformo. Gracias por todo. 

martes, 12 de junio de 2012

Sueños y otras drogas.

Los rayos del sol entraban por las cortinas de nuestra caravana.
Tan solo eran las siete y media de la mañana y las olas se agitaban suavemente. 

Me giré abrazando tu pecho. La delgada línea de tu sonrisa reflejaba la ilusión de nuestros sueños. 
Ahí estábamos, a veinte metros escasos del mar, haciendo lo que de verdad queríamos. 
Abrí las persianas mientras me incorporé y soltaste un gruñido al verte invadido por el sol. Sonreí. 
El salado olor entró por la ventana y la emoción pataleó como un niño pequeño mi interior. 
Era feliz. 
¿Nuestra rutina? 
Amanecíamos abrazados.
¿Mi desayuno?

Tus besos. 

Recorríamos la playa entre juegos de críos y soltábamos carcajadas entre las olas. 
Comíamos sentados cerca de la caravana y pasábamos la tarde saboreando cada pedacito del mundo. 
¿Las noches? 
Seguro que sonríes al recordarlas. 
Después de un paseo por la playa , una cena en restaurante o bailar un rato al ritmo de nuestros latidos, era tuya. Te hacías mío. 
Nos convertíamos en uno. 
Dejábamos que la magia se ocupara del resto. 
Y tras sentir que mi vida tenía sentido, me dormía entre tus brazos, con tu sonrisa en mis labios, con tu piel a 4O grados acariciando la mía... 

lunes, 11 de junio de 2012

Esta noche vas a ser mío.

En mi cabeza retumba un 'haz lo que quieras' y las ganas de morderte no se escapan de mis sábanas. 
Planeo como aterrizar esta noche por cada milímetro de tu cuerpo y sonrío
Hoy vas a ser mío. 
Recorro desde los pies hasta tu boca jugando con cada palabra. 
Y sí, hago parada en tu cadera dibujando sensaciones que me hagan duradera. 
No quiero que esto sea algo breve, busco sentimientos metafísicos que abracen la perfecta línea de tu sonrisa. ¿Te apuntas? 
Piénsatelo con calma, no tengo prisa.
¿Oyes los latidos?
Piden a gritos que vengas esta madrugada conmigo. 
La almohada ha escuchado demasiadas historias y perdió ya el hilo.
Recompón mi caos sintiendo lo que te digo.. 

domingo, 3 de junio de 2012

Domingos con sabor amargo.

'Este es mi desorden. Compártelo o lárgate.' 

Pisadas en la lluvia. Mi mirada triste descubriendo como poco a poco te vas. 

'¿Qué importa?' me digo.
Pero nadie engaña al nudo de la garganta. 



Vivo a 40º fuera y a bajo cero por dentro.
Con más crisis interior de la que hay en el resto del mundo.

'¿Qué importa?' susurro.
Pero nadie engaña a las ojeras. 



Los latidos se pierden entre los ritmos desacompasados del corazón con cada recuerdo que me abraza. 
'¿Qué importa?' grito.
Pero nadie engaña a la nostalgia de mis ojos. 



Estas ganas de cumplir metas me comen lentamente. Y yo, sigo jugando con la impotencia, sin saber cómo cojones hacer que algo funcione. 
'¿Qué importa?' inquiero.
Pero nadie engaña al temblor de mis piernas. 



Este domingo sabe a 'Contigo todo sería más fácil' mezclado con un poco de 'Ni yo misma entiendo todo lo que siento.'



sábado, 2 de junio de 2012

Mis sábanas te esperan.

Entre las vías del tren dibujo tu nombre. ¿Por qué no estamos juntos? 
Y solo encuentro un silencio que me recuerda que tu ausencia es visible.
352 latidos nos separan. 
Deja que el tic-tac los recorra.
Harta de esperar pierdo mis pensamientos entre el paisaje que se muestra tras el cristal. 
Madrid, déjame tus alas, quiero verle ya
Y nada cambia, y todo pasa. Y tú y yo seguimos separados. 
Esto duele pero...¿Por qué he de rendirme? 
Lo que más queremos más nos cuesta, ¿verdad? 
Asegúrame que voy a poder estar en tus labios.
Dame fuerzas para seguir hacia delante ya que las mías las perdí entre tanto suspiro. 

Mis ojeras, cansadas de escuchar historias sobre ti, piden que me rinda. 
Pero no, no voy a dejar todo esto atrás, no puedo.

Y a mi me importa poco lo que puedan pensar.
Que me llamen loca por querer estar contigo el resto de mi tiempo. 
Yo solo tengo hueco para ti. Yo solo quiero quiero que tú me hagas feliz. 
Pequeño, aunque no salgamos en los libros de texto tú y yo estamos haciendo historia. ¿Recuerdas? 
Ven, te presento mi sonrisa de 'voy a comerte poco a poco'.
Mis sábanas te esperan. 


[Fotografía de... http://www.flickr.com/photos/mariaerreape ]