domingo, 13 de mayo de 2012

Trece de mayo.



Te miraba fijamente y sonreías. Era nuestro juego favorito.
Agarraba tu cintura si tenías miedo y decías que todo iba a salir bien. 
                                                                                        Y así era feliz. 
No necesitaba más.

Yo podría haber seguido viviendo sin explicaciones. 
Pero el destino jugó con mis cartas y los sentimientos salieron perdiendo.
Adiós al amor. A cada ‘te quiero’. 
Hoy es domingo y yo sigo en mis trece, sin ser capaz de decirte todo lo que pienso.
                                  Si tú supieras la verdad… Lo distinto que sería todo. 
Volvería a barajar, nuestro juego comenzaría. 
Vería de nuevo tu piel rodeando cada centímetro de la mía.
Tus ojos como mi mejor compañía.
                                       Pero no, eso no va a pasar.
Me faltan fuerzas para decir todo lo que siento. 
Solo puedo llover sobre un folio en blanco cada madrugada, susurrando todo lo que me ahoga.
No hace falta dejar de ver a una persona para echarla de menos.
                                                                                    Las cosas son así.
                                                                                     Y, tristemente, así seguirán..

2 comentarios:

  1. Me gusta tu blog, lo sigo!! ♥

    Besitos desde http://missescaliforniandream.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias jo.
      Un besazo y sé feliz. :)

      Eliminar