martes, 8 de mayo de 2012

Nuestra magia se sigue escondiendo entre las notas del piano.

¿Escuchas el sonido del agua?
Aún sigue salpicando entre las notas del teclado de mis sentimientos.
Una gota, un recuerdo. Otra nota, un suspiro.
Y así poco a poco el pasado se va desnudando ante mí con una simple canción de piano.
Duele ver las curvas de cada momento, los poros de su nostalgia.
Mas no puedo separarme de su piel. Soy incapaz.
Cada trozo que lo compone, me sigue salpicando.
                   Como el agua que rebosa de un manantial y se escapa buscando libertad.
         Como las traviesas gotas de lluvia que anhelan un rincón donde poder refugiarse.
Y…

    ¿Cómo voy a olvidarte si cada día tu sonrisa se queda atrapada entre los cristales de mi garganta?

El bolígrafo, cansado de tanta pasión con el pasado, busca cobijo entre la textura de un nuevo folio en blanco.
Necesita desahogarse.

Y yo, entre lágrimas, dejo que fluya cada palabra como un nuevo amanecer.
No puedo impedirlo.
¿Ves cómo se mecen las hojas de los árboles?
Siguen luchando por no caerse, por seguir en pie. Pero el viento trata de arrancarlas, de quitarle sus sueños, sus esperanzas. Y ellas, frágiles y pequeñas, saben que eso va a ser así. 
No pueden impedirlo.
¿Entiendes ahora como me siento?
El pasado viene a por mí, me atrapa con sus recuerdos. Yo siempre me resisto, lucho con todas mis fuerzas. La sonrisa es mi mejor arma. Pero sé que, en cualquier noche oscura, me va a atrapar y bajar de mi cielo.
Ya sabes que…

 “Cuanto más cerca estás del cielo, antes te cortan las alas…”
Siento decirte que eso siempre será así.
Siento recordarte que eso es lo que hace el pasado cada madrugada conmigo.
Se ha aliado con el insomnio y no hay nada que les derrote.
Ya no existen las niñas valientes que le enseñen a la tristeza que pueden con todo.
Sólo existe la frialdad del momento en el que te veo entre mis sábanas.
Siempre con los ojos cerrados, ya que de mis sueños nunca has salido.
Y así despierto yo, ahogada entre mi propia soledad, extrañando con todas mis fuerzas las ansías de ser libre de tanto sentimiento.
Quién me iba a decir que el amor pudiera hacer tantos huecos en mi corazón.
Quién me iba a decir que cada gusano, se escaparía entre esos espacios buscando ser mariposa dentro de lo que queda de mí.
Quién me iba a decir que cada mariposa, se convertiría en un cristal de mi garganta.
¿Tú sabias que todo eso acaba salpicándome como el agua en las olas en medio de una tormenta?
¿Te lo imaginabas?                                                                                                                                                                                                                                                                                          Yo tampoco.
Pero el pasado, que sigue seduciéndome, me lo recuerda entre susurros.
Siento decirlo, pero hoy estaré ocupada entre sus caricias.
No soltaré el bolígrafo y le aseguraré a cada nota del piano, que nunca te has ido de mi mente.
¿Me sigues viendo? Nunca me he marchado de tu lado.
Estoy aquí para cuidarte, te lo prometí.
Y aunque no te lo diga, sabes que mis pupilas siguen pendientes de las tuyas, sabes que mis palabras esconden esa magia que un día te atreviste a acariciar.
                                                                                           Sigo aquí, esperándote. 




3 comentarios:

  1. Jo, qué precioso. La música es perfecta, me encanta. Y la frase "Y así despierto yo, ahogada entre mi propia soledad, extrañando con todas mis fuerzas las ansías de ser libre de tanto sentimiento." es muy muy bonita.
    Un beso
    (y nubes de azúcar)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por pasar. La música es la que he escuchado para hacerlo y no sé, me gustaba bastante. En serio, muchas gracias por todo.
      Un beso muy grande. Y sé feliz. ^^

      Eliminar
  2. Pillar la canción, darle al play, empezar a leer, leer, leer, llegar al momento en que no lees, si no que, te fusionas con las palabras y el piano que suena, que entre los tres, sois solo uno. Muy buena reflexión, me encanta, no cambies, sigue adelante, siempre, un abrazo, cuidate.

    ResponderEliminar